farmacia

Atravesando el eje central del Hospital Nacional de Clínicas, un pasillo largo en el que se entremezcla la construcción antigua con la más reciente, se llega a la Farmacia Central. La misma nace paralelamente a los inicios del HNC con el motivo de elaborar medicamentos para los pacientes que se encontraban internados.

En la actualidad la Farmacia Central, que conserva gran parte de su fachada original,  cumple una labor importante que se distribuye en tres grandes áreas: la primera de ellas es la tarea de dispensación de medicación; la segunda la atención a programas especiales, como por ejemplo a PROCORDIA (programa destinado a diabéticos); y la tercera la elaboración de medicamentos huérfanos, que son aquellos que no se fabrican por las grandes empresas. Es decir, los que se elaboran para patologías “raras”, según explicó su actual directora Farm. Carolina Bustos Fierro. Esta última actividad la diferencia de otras farmacias hospitalarias y es preciso destacar que son medicamentos a los cuales pueden acceder personas que no necesariamente se atiendan en este hospital.

De esta manera cobra relevancia su trayectoria, si se tiene en cuenta, además,  que existen pacientes que retiran sus medicamentos desde hace 15 años.